lunes, 20 de febrero de 2017

Entrevista a Sergio Bonavida Ponce, autor de «Smoking dead»



—Hola buenas, venía por la entrevista... —Yo soy Sergio. Y soy escritor. Bueno, quiero decir, estoy en ello, como los alcohólicos intentando salir de su adicción—. ¿Está Carmen?
—Carmen no está... —Empezamos mal. Este hombretón, con cierto parecido a Marlon Brando, me dirige una mirada salvaje—. La mandé a comprar cigarrillos. ¡Ja!
—¡Ah, ya! ¿Y vos sois?
—Raúl. —El hombretón olisquea el aire. Es culpa de la caja de zapatos que sostengo debajo de mi axila. Desprende un olor nauseabundo—. Sacá número y rajá de acá con ese olor asqueroso.
—Oiga, Raúl, ¿pero...? Carmen me dijo que aquí me harían la entrevista de «Smoking Dead».
—Mirá, flaco, acá solo entrevistamos a Brutos Escritores. Y por tu pinta de putito diría que sos un fan de Erika Leonard Mitchell.
—¿Eh? Esto... es inaudito. Pero si he venido de muy lejos.
—A llorar a la iglesia.
—¡Ah, no! Esto no quedará así. ¿Sabéis que es este olor tan nauseabundo? —Ahora sí que consigo captar su atención. Este Raúl se va a enterar—. ¡En esta caja de zapatos llevo un papagayo muerto con una maldición aterradora! Está hechizado por la famosa gitana Asputiota. Y si Carmen no me realiza la entrevista dejaré aquí la caja de zapatos, con el papagayo muerto, y ya se encargará la maldición de asolar este lugar de mierda. ¿Capicci?
Raúl se me acerca. Ya no hay más espacio entre nuestros dos cuerpos. Detesto su aliento a tabaco. Me mira a los ojos. Huele con exagerado énfasis el pestilente olor desprendido desde la caja y en un arrebato inesperado me la arranca de debajo del brazo...
—¡Eh!...
—Shhh... —Ahora abre la caja. Con una mano agarra de la cola al ave reseca. Una pluma cae al suelo. La masa de carne putrefacta parece el péndulo de un reloj colgando en la mano de Raúl. La mece entusiasmado delante de mí. ¿Por qué me mira con esa sonrisa estúpida en su rostro? Sin medir ninguna palabra abre la boca y acto seguido se traga de un solo bocado al animal muerto. ¡Joder! Lo engulle de un puto bocado. Sin masticar. Un rebuzno de pavor escapa de mi boca.
Papi, aquí devoramos las maldiciones. Pero, ¿sabés? Es la primera vez que me traen papagayo muerto. Olvidate de Carmen, la entrevista te la hago yo... o no hay entrevista. ¿Capicci?
Sonrío. Una gota (es muy real), una pequeña gota de sudor salado, fría, arquetípica y rebañada con terror, baja pleonástica por mi sien...
—Sí, capisco —Trago saliva—. Lo que tú digas, Raúl.
—¡Dale!

***

¿Qué te motivó a escribir una novela?
Saber que, a pesar de ser costoso, podría hacerlo.
¿Por qué hay que comprar y leer Smoking dead?
Hay que comprarla si a uno le gusta el humor absurdo, irreal y loco. Si no, entonces es mejor mantener a salvo la mente de esta gran fumada que supone Smoking Dead. ^^
¿Cómo surgió la idea?
Inicialmente no tenía ninguna intención de escribir una novela. Todo empezó hace años, en un bar, estábamos tomando unos cafés, mi hermano y yo, y él, siempre tan gracioso, tuvo una hilarante ocurrencia acerca de la fusión de estilos entre fumadores y muertos vivientes. “Dameee fuegooo...”, escenificando la escena, e incluso inventándose una pequeña situación cómica. Me gustó tanto la idea, que escribí dos páginas, semanas después escribí diez páginas más, y... después de casi cuatro años, con tantas situaciones recopiladas, supongo que mi opera prima decidió nacer por sí sola.
En la obra hay múltiples guiños a series de televisión, a documentales y a películas que hoy son grandes clásicos. ¿Son tu fuente de inspiración o es la forma de presentarnos tus gustos personales?
Un poco de ambas cosas. El cine, el teatro, la literatura me marcan profundamente, vivo muy intensamente cualquier arte audiovisual, así que gusto e inspiración se fusionan en mi caso. Además, algunos capítulos de la novela están escritos a modo de homenaje hacía actores que marcaron etapas de mi vida.
Hay en Smoking…, detrás de toda la ironía, el absurdo y el humor, una crítica a la sociedad actual y a las políticas que la rigen. ¿Es tu idea dejar un mensaje en el lector, o escribís solo para entretener?
Sinceramente, muchas personas me han comentado esta misma cuestión, pero mi idea nunca fue hacer una crítica de la sociedad, ni siquiera se me pasó por la cabeza, y mucho menos de forma elaborada. Tan solo quería que la gente sonriera.
¿Por qué elegiste Amazon para publicar tu libro?
Ufff... está pregunta requeriría al menos cuatro o más páginas para ser contestada. Ja, ja, ja, y como no deseo dormir a nadie con mis «explayaciones», a modo de resumen diré, que el parto de mi opera prima es algo que quería hacer por mí solo, sin intermediarios de ninguna clase. Me lo planteé como un reto.
¿Qué expectativas tenés? ¿Funciona cómo esperabas?
Como buen novato ilusionado, mis expectativas nacieron demasiado altas, esperaba llegar a cien o doscientos lectores. Recientemente he llegado la cincuentena, sin embargo, he leído que a largo plazo siempre hay posibilidades de aumentar el número de lectores... En todo caso, al no haber intermediarios de por medio, he podido ofrecer el libro a un precio razonable. Por lo pronto, ya tengo empezada la segunda novela (que no tiene nada que ver con Smoking), y seguiré promocionando Smoking Dead en las redes sociales. Si se tiene la posibilidad de tener el respaldo de una buena editorial, es genial contar con ese apoyo, del mismo modo, creo que nadie tiene el derecho a arrebatarte la ilusión de escribir y mucho menos decirte que no tienes la calidad literaria para publicar. El arte no se puede medir en términos cuantificativos, no es ciencia. Lo que hoy es basura, mañana es un clásico. La autopublicación es una alternativa a la hora de publicar que no descartaría en ningún caso.
¿Cuándo comenzaste a escribir historias?
Cuando era joven, escribía módulos de rol de un juego llamado Aquelarre, eran pequeñas historias que necesitaban de una documentación histórica previa. Creo que ahí empezó a forjarse mi narrativa básica. Después de muchos años, creé un pequeño blog, Un tranquilo lugar de aquiescencia, en el que llevo siete años.
¿Recordás el primer cuento que hiciste?
No era un cuento, era poesía. Recuerdo vagamente que debía tener entre ocho y diez años, y en mi colegio, con motivo de una festividad denominada «Sant Jordi», el día de la rosa y el libro, debíamos escribir una poesía en clase. Entregué la hoja a mi profesora, y recuerdo que la profesora me preguntó, «Sergio, ¿has copiado este texto de algún sitio?». Quizá mis recuerdos me engañen, pero creo que pensó que estaba demasiado bien escrito para un niño de diez años, en todo caso, no conservo aquel escrito, y tan solo recuerdo que trataba sobre un caballo volador que corría por encima de las nubes.
Hace años que presentás tus escritos en tu blog Un tranquilo lugar de aquiescencia. Contanos de tu sitio y de las ramas de tu personalidad que lo administran, como UTLA, NUTLA, IGNATIUS. B. P. y FELI NORBULINGKA.

SERGIO B. PONCE, NUTLA,
IGNATIUS. B. P., UTLA
y FELI NORBULINGKA

Algún día narraré largo y tendido por que decidí escoger esa palabra tan extraña, Aquiescencia, para que formara parte del título del blog. Es una anécdota simple que me gustaría explicar con más detalle en otro momento. El blog es un lugar liberador, mágico, que me ha permitido conocer a gente increíblemente buena, en esto del arte del escribir, sobre todo gracias a El Edén De Los Novelistas Brutos, y no solo escritores, sino también a excelentes ilustradores. Aturde pensar en la cantidad de buenos artistas que existen en este mundo que no pueden ganarse la vida trabajando de su pasión.
Acerca de mis ramas... Si dijera todo lo que pienso acerca de mis amigos UTLA, Feli, NUTLA e Ignatius, seguramente me acabarían encerrando en un «psicomaníaco». Aunque, como hoy en día está muy en boga esto de las realidades alternativas y la teoría de cuerdas, con sus múltiples universos y todo eso y mucho más... Tan solo añadiré, que, sin todos ellos, yo no sería yo. Les estoy muy agradecido.
¿Qué relato publicado en Un tranquilo… es el que más te gusta?
Tengo varios: «Engatuzada y el señor Tortugo», «Los cuatro pretendientes», «Los vampiros sobre ruedas», «Mi mamá me dice que soy espacial», ... Al final, son todos como hijos, y es muy difícil escoger a uno solo.
¿Encontraste una sincera aquiescencia de parte de los lectores de Smoking dead?
Sí, mucha aquiescencia, he recibido buenas y cariñosas críticas. Incluso fotos de errores de la primera edición, que he anotado celosamente, para futuras correcciones. Es maravilloso ese feedback entre lector-escritor. Y he descubierto facetas de mi propia novela que yo no había contemplado. Es un mundo mágico el que me ha abierto la novela.
¿Tenés algún hábito al momento de la escritura?
No sabría decir... Cualquier lugar y cualquier hora son buenos para escribir. Antaño, en el móvil (celular), escribía bastante, sobre todo en mis trayectos en tren, aunque últimamente también me da por darle al teclado del PC. El arte de escribir, es como el arte de amar, todo es empezar. ^^
¿Accederías a cambiar el destino que le diste a un personaje por exigencia de tu editor porque él opina que es eso lo que el lector querría y no lo que vos escribiste? ¿Pensás en el lector a la hora de escribir?
Sí y no. Me explico. Si es lo que el editor querría por ser más comercial no cambiaría ni un ápice. Yo no escribo para un público ni para un editor, los personajes están pululando alrededor de mí, y tienen su propia voz, y necesitan narrarla como desean. Otro motivo muy distinto sería que mi editor señalara un comportamiento extraño (anormal) en un personaje que antes no estaba, o una situación incoherente con la forma de actuar del personaje y que no tuviera lógica alguna dentro del arco argumental o de la propia personalidad del personaje, eso sería distinto, entonces sí cambiaría lo que hiciera falta.
En el lector pienso sobre todo a la hora de la maquetación, es decir, en facilitarle la lectura: para mí, la literatura no debería ser una carrera de obstáculos, una buena elección tipográfica, espacios amplios, capítulos no excesivamente largos, márgenes cómodos... Y en cuanto al contenido de la novela... Es imposible gustar a todo el mundo, así que solo intento ser yo mismo.
¿Quiénes son tus autores preferidos?
Me encanta esta pregunta. ^^ Ana María Matute, Michael Ende, Tolkien, Stephen King, Alejandro Dumas (padre e hijo), Murakami, Miguel Delibes... qué lástima, me voy a dejar tantos.
¿Tus novelas predilectas son…?
Hay tres en especial, aunque seguro me olvido de otras de las que después me arrepentiré: «Olvidado Rey Gudú» de Ana María Matute, «El maravilloso viaje de Nils Holgersson» de Selma Lagerlöf y «La historia interminable» de Michael Ende.
¿El libro qué menos te haya gustado?
Ja, ja, ja. Está pregunta también me encanta. No hay libros malos, si no malas personas... ja, ja, ja. Sobre esta cuestión he tenido trifulcas hasta altas horas de la noche. En todo caso, «haber... los ahílos», pero no saldrá de mi boca una crítica hacía ningún libro.
Contanos de tus sueños o deseos.
Realizar una recopilación de relatos del blog. Acabar mi segunda novela, y antes de morir, escribir al menos diez libros. Y de entre ellos, conseguir escribir al menos uno, que realmente consiguiera emocionarme. Por soñar...
Escribiste un gran relato llamado «Carta a mi yo del pasado». ¿Qué te dirías en una misiva?
Muchas gracias por nombrarlo gran relato, no me lo merezco. La verdad es que sería escueto: «Hazte caso, no pares, sigue adelante». Eso escribiría, y si pudiera ver el futuro, no querría verlo, prefiero vivir el día a día, sin desvelos.
Tus frases de cabecera son «Cierra tus ojos, encuéntrate y sigue para adelante. Buena Suerte» y «Solo existe el amor», pero también lo es «La negatividad os hará libres». ¿Aplicás un poco de todo esto en tu vida personal?
Supongo que tanto las frases de UTLA, como la de su hermano NUTLA, me persiguen constantemente en mi cotidianidad. Las personas somos ambiguas, un día somos capaces de la mayor heroicidad y al siguiente de la mayor atrocidad. Sin llevar al extremo la anterior afirmación, diré que sí, qué en mi vulgar vida, esas frases poseen una significancia especial.
¿Podés contarnos alguna de las ideas que rondan en tu cabeza que puedan ver la luz en una futura obra?
Diré dos palabras de inmediato: Ciencia ficción y Robots. ^^ Del resto de pensamientos perturbadores que rondan por mi cabeza, de momento solo son borradores, de los que me encariño con el tiempo o los relego a un segundo plano.
Algo que todos nos preguntamos: ¿Quién es Sergio Bonavida Ponce?
Creo que esta es la pregunta más complicada que me han hecho en los últimos años. Pues con temor de fallar en la respuesta, creo que soy todo yo. Ja, ja, ja. Un simple humano con más obstinación que talento.
Terminá la entrevista con lo que tengas ganas de decir o contar.
Agradecer con todo mi cariño la dedicación que puso Genoveva Gutiérrez Ruiz a la revisión y corrección de Smoking Dead, sin ella, los fallos ortográficos y gramaticales se hubieran contando a miles, y si algo merece ser hecho, merece ser hecho bien. Gracias Genoveva.
Mostrar mi aprecio a dos ilustradoras que siempre han estado prestándome su arte durante estos años: Marina Umi y #TheAmazingRita (AKA Ritixart).
A mi gran amigo Henry Slim, por ser el mejor músico que conozco, y crear la banda sonora de UTLA.
Para terminar tengo ganas de realizar una importante pregunta: ¿Cuándo podremos leer la excelente novela «Opopónaco», ya sea publicada en Amazon o en la plataforma que sea? Deseo una pronta respuesta. ^^
Agradecer esta entrevista, no me la esperaba, y me ha emocionado. Sobre todo, gracias a Raúl Omar por ser siempre una referencia y unirnos a todos en este oficio del escribir. Gracias, gracias y gracias por realizarme la entrevista, de verdad. Lo más maravilloso de escribir, es la cantidad de personas que encuentras en el camino.
Abrazos... y parafraseando a UTLA: «Solo existe el amor».

***

Sergio Bonavida Ponce nació en 1977 en la bonita ciudad de Barcelona a orillas del mar mediterráneo. Realizó sus estudios en dicha localidad, los cuales alternó con clases de piano y órgano durante cinco años. Pero su mente no estaba hecha para la composición musical y su necesidad de ser creativo le impulsó a abandonar ese arte. Más tarde ingresó en un club de rol, sin saberlo, comenzaba así su afán literario. Inventaba leyendas para ambientar las partidas, creaba extensas biografías de personajes e inició documentaciones detalladas de la vida en la edad media. Años más tarde, abandonado el club, inició un proyecto con UTLA, Feli y NUTLA: «Un tranquilo lugar de aquiescencia». Un blog que trató inicialmente sobre temas dispares: películas, novelas, relatos. Aunque, dos años después, el blog se consolidó como una fuente narrativa y se dedicó en exclusiva a la producción de relatos. Durante siete años, cada domingo se publicaba un relato. En ese período se unió a la página de Facebook, «El Edén De Los Novelistas Brutos», donde conoció a infinidad de escritores. Esta unión le permitió mejorar su técnica, aprender de las críticas de los compañeros y estudiar las recomendaciones que surgieron a raíz de tan mágico entorno literario. En 2015 recibió clases presenciales en el taller literario «Aula de escritores» del barrio de Gracia, y en el mismo año se apuntó online a un curso «Corrección, estilo y variaciones de la lengua española» impartido por el profesor Santiago Alcoba de la UAB. En 2016, como autor independiente en la plataforma Amazon, publicó su primera novela, «Smoking Dead».

Para obtener la novela «Smoking dead», hacé clic en el siguiente enlace: Un tranquilo lugar de aquiescencia.


3 comentarios:

  1. ;-> ououou Lágrimas de cariño y de ilusión.
    Gracias Brutos compañeros.

    ResponderEliminar
  2. Bravo Sergio!!! El futuro está contigo. Lo sé.

    ResponderEliminar
  3. hola raul!muy, muy buena entrevista!! te compartimos, saludosbuhos.

    ResponderEliminar